16.5 C
London
Saturday, September 24, 2022

la inesperada unión de un estandarte del trap y el baladista más famoso

Era tal vez la dupla menos esperada. La más bizarra e impensada. Y sin embargo acá están los dos: Rusherking, estandarte del trap argento actual y Alejandro Lerner, baladista multipremiado, un clásico de las baladas románticas.

Juntos, grabaron el tema Después de ti, uno de los éxitos que Lerner había publicado en el año 2003, en el disco Buen viaje. Y el viaje le resultó no bueno sino de maravillas al autor de Todo a pulmón, porque el video de la nueva versión ya lleva casi 10 millones de views en YouTube.

En las últimas semanas, sin embargo, Rusherking no solo es noticia por su actividad musical: cada vez que sale a la calle es acosado por una miríada de cámaras y noteros. Su relación con Eugenia “La China Suárez” (sumada a la que anteriormente había mantenido con María Becerra) despertó una repentina ola de interés sobre su persona, por parte de los medios y de una enorme porción de público.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

Paréntesis de romance

Todo comenzó en la fiesta after-premios Martin Fierro, el 15 de mayo pasado en el Hotel Hilton de Puerto Madero, donde -algo ocultos por amigos en común- pasaron la noche bailando y besándose. Luego, cada uno se fue a España y al regreso concretaron la relación. Unos dias de vacaciones juntos en México no dejaron lugar a las dudas.

Al principio, tal vez inexperto en el manejo con los medios, Thomy se despachaba a gusto contando detalles. Como lo hizo en el programa PH, Podemos hablar, hace apenas mes.

Y ahí decía esto: “Yo la verdad que estoy muy bien, muy enamorado. La paso bien y hacía mucho que no me sentía así. Fue medio mutuo. Nos conocimos en una fiesta y nos estuvimos mirando toda la noche. Nos hacíamos los boludos, yo no sabía si avanzar o no, porque de verdad soy muy respetuoso, porque si bien no la conocía, veníamos hablando; yo no tenía mucha confianza”.

Y agregó: “Tuve la mala suerte de que me grabaron en los Martín Fierro, cuando estaba en una, pero no me gusta exponerme. Estuvimos hablando, cruzamos miraditas y yo después me fui a Madrid y ella también. Después volvimos y nos encontramos acá.. Eugenia es una persona muy buena, que me cuida mucho, me enamora cómo es conmigo y estamos muy bien la verdad”.

Rusherking y la China Suárez. Foto IG.

Rusherking y la China Suárez. Foto IG.

Hoy, mejor asesorado por amigos y managers, el Rusher contesta de manera escueta y tajante, aunque siempre sonriente: “Me fui unos días a México, descansando tranquilo y ahora volvimos a trabajar. Con ella estamos muy bien”

-¿Te molesta que te hayan convertido en un personaje mediático?

-Al principio fue medio un flash. Imagínate que yo soy de Santiago del Estero y me vine hace cuatro años acá; no estoy acostumbrado a toda la exposición y a la popularidad que gané en este último tiempo. Pero es todo un proceso. Ahora lo tomo mejor, me adapté muy bien a eso, y nunca me influyó en lo musical porque siempre lo musical es mi prioridad: todos los días antes de dormirme hago una canción y cuando me levanto tiro freestyles o lo que sea. Esa es mi prioridad y ahí está mi cabeza. Lo que pasa alrededor es sólo una parte de eso.

-¿Y que pasaría si el día de mañana se termina esa popularidad?

-Seguiría haciendo música, porque es lo que amo hacer.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

La música con Lerner

A la hora de contar quién fue a buscar a quién, Lerner responde: “Yo. A mí me propuso Rusher la gente de la compañía Warner Music, lo escuché, me encantó y fue mutuo. Luego él dijo sí, yo dije sí, nos encontramos en su estudio y al poco tiempo ya estábamos creando. Después, en un momento me dice: ‘Quiero meter una partecita distinta’, y le dejamos el espacio, metió lo que él quería y quedó una canción increíble, natural. Nos divertimos”.

-Además parece que Rusher la renovó, ¿no?

-Lerner: Todo fue un refresco. El productor que trabaja con él es Estani, es muy capo y aparte yo también pude meter cosas de piano, o sea todo todo era nutritivo. Lo que él quería aportar, lo que yo quería aportar. Está bueno escuchar una canción tuya en una versión nueva de una generación distinta, que tiene otro lenguaje, que incorpora un sonido distinto al que yo crecí de los ’70, los ’80 y los ’90.

-Rusher, ¿qué te pasó cuando recibiste el llamado de Ale, qué pensaste?

-Rusher: La primera vez que Ale vino al estudio tenía mucho miedo porque era increíble encontrarme con él y no sabía cómo podía salir, pero la verdad que se dio todo muy natural, como dice él. Nos juntamos, grabamos, conversamos, comimos unas pizzas y terminamos el tema en un día. ¡La verdad que hacemos un buen dúo!

-Ale, vos tenés hijos, ¿ellos lo conocían a Rusher?

-Lerner: Tengo hijos chicos, uno de 7 años (Thomás) y una nena de 12 (Luna). Mi hija es fana de él, así que ella cuando se fue a sacar una foto con él… ¡yo parecía el papá de los dos! Veo con orgullo lo que genera él y lo que le genera a chicas como mi hija.

Juntos en vivo

Alejandro Lerner con Rusherking. Foto. prensa

Alejandro Lerner con Rusherking. Foto. prensa

-Ale, ¿cómo fue subirte al escenario del Luna con él?

Lerner: Fue como estar en mi casa, porque al Luna lo he curtido durante cuatro décadas.

-Pero éste era otro público…

-Lerner: Sí, pero se parece mucho a cuando arranqué. Yo tenía 24 años cuando la pegué y ahora cuatro décadas más tarde pasé de la juventud a la adultez. Lo viví como un acto de cariño, más que una estridencia. Las madres me aplaudían a mí y las chicas a lo mejor me aplaudían pero porque yo estaba al lado suyo. Era como una cosa de familia. No te olvides que pasé de ser un rockero a ser un papá, un padre de familia. Eso me cambió mucho los valores y el orden de las prioridades.

El video juntos

A Rusherking le sobra aspecto de hijo. Podría ser el hijo de cualquiera. O, si se quiere algo más consecuente, el hijo de Alejandro Lerner.

Este chico nacido en La Banda, Santiago del Estero, posee una pátina especial que junto con sus 22 años y una frescura provinciana lo convierten inevitablemente en una figura por demás filial. Dan ganas de protegerlo. Despierta sentimientos paternales. Y seguramente maternales también, desde ya. (Algo de esto debe sentir también La China Suárez. ¿Quién sabe?). Pero para muestra basta un botón. Veamos…

El video que Rusher (o Thomy, como le dicen los más allegados por su verdadero nombre: Thomás Nicolás Tobar) y Lerner filmaron para la canción de este último, Después de ti, los muestra en ese plan padre-hijo del que estamos hablando

La historia, que acompaña a esta típica balada romántica, comienza cuando Rusherking para en la calle un taxi, se sube y le indica al conductor que lo lleve hasta la iglesia donde su amada va a casarse. A casarse con otro, claro.  

El taxista/Lerner se va despachando durante el viaje del dramón emocional que sufre el chico. Y claro, se pone de su lado. Pero esto no es casualidad. Sucede que Lerner/taxista cumple ese mismo día años de casado, pero vaya uno a saber por qué, la esposa lo sacó vendiendo almanaques. O para decirlo de manera más consecuente, le bajó la banderita.

Y ahí van los dos, pasajero y chofer, o padre e hijo, a tratar de poner las cosas en su lugar. En el medio, Rusherking irrumpe en la iglesia, se escapa con la novia ante la mirada entre atónita e impasible de padrinos e invitados y es perseguido por dos patovicas/monaguillos (¿¿??) a los que detiene Lerner empujándolos en plena calle (más signos de interrogación).

Finalmente todo tiene un desenlace feliz: el padre/esposo/taxista/Lerner le lleva el ramo de flores que era de la novia secuestrada a su esposa, se reconcilian, y de la nada aparece en el mismo departamento la chica (ey!, ¿y qué pasó con el vestido de novia?), se abraza a Rusher y todos sonríen. Desde el más allá, Alberto Migré reclama derechos.

Alejandro Lerner con Rusherking en la tapa del single.

Alejandro Lerner con Rusherking en la tapa del single.

-Rusher, en el video hay una cosa muy paternalista. ¿Podría ser tu padre, Alejandro?

-Rusher: Sí, sí, el tema del video era que él me cagaba a puteadas a mí.

-Lerner: Pero ojo, termino siendo el aliado. No le bajo línea, le doy una mano. (risas)

-Rusher: Me ayuda a pegarle a los “dos seguridades”. Pero sí, lo veo como una especie de padre, este último tiempo estoy aprendiendo mucho de él, los conocimientos que trajo al estudio. Porque nosotros grabamos de una forma totalmente distinta a como graban ellos. Conocí muchas técnicas y cosas que aportó que me nutrieron mucho.

Los comienzos de Thomy

Rusherking en vivo en el Luna Park. Foto: Movilpress.

Rusherking en vivo en el Luna Park. Foto: Movilpress.

-¿Cómo fue tu llegada a Buenos Aires, en la vida real?

-Rusher: Yo me vine con un amigo de Santiago del Estero. Tenía una canción que en ese momento grabé allá, tenía un vídeo de Internet y dije: esta es la canción para ir a Buenos Aires y grabarla, porque yo sentía que acá era como el centro de todo, donde pasaba todo y donde podía ser conocido, no había mucha oportunidad allá.

Entonces me vine, grabé un videoclip con una persona que formaba parte de un sello discográfico importante en ese momento. Y a la canción no le fue bien, pero yo hice contacto con el film-maker y él le habló de mí al sello discográfico. Entonces me llamaron y me trajeron para Buenos Aires y ahí empecé a conocer a muchos artistas.

-Pero llegaste ¿y qué hiciste, adónde fuiste, tenías un contacto, tenías algo?

-Rusher: No. Llegamos con mi amigo, fuimos a un hostel en la 9 de Julio al lado del obelisco, estuvimos un par de días y nos quedamos sin plata, me acuerdo. Así que fuimos a dormir al sótano de una peluquería de un amigo, estuvimos ahí como cinco días. Era por provincia (de Buenos Aires), estábamos regalados. Y estuvimos ahí un par de días, sin plata la verdad, hasta que conseguimos la forma de volver a Santiago con un pasaje que me prestaron.

-¿Te interesa ser productor?

-Rusher: En este momento de mi vida no, pero antes sí me interesaba. O sea, mis primeras canciones las producía yo pero era una producción muy humilde, muy casera.

-De la nueva movida urbana en Argentina, ¿cuáles son tus referentes, esos que te vuelan la cabeza?

-Rusher: De los argentinos que la están rompiendo a mí siempre me gustó mucho lo que hacen Khea, Duki, Tiago (PZK), Paulo Londra y Emilia (Mernes), que la rompe toda.

-¿Te gustaría poder tocar algún instrumento?

-Rusher: Sí. Me encantaría tocar la guitarra y el piano.

Alejandro Lerner. Foto: Andres D'Elia

Alejandro Lerner. Foto: Andres D’Elia

-Podés decirle a Lerner que te enseñe…

-Rusher: Le voy a pedir un par de clasecitas… jajaa

-Lerner: Pero ellos tienen un talento innato. Crean no desde lo intelectual, sino desde documentar su lenguaje. Recién toqué Todo a pulmón y él se puso a rapear arriba, haciendo freestyle. Y eso no es fácil, si yo lo quiero aprender no me alcanzan las reencarnaciones para hacer lo que él hace.

-Ale, él se hizo famoso de manera explosiva. Si fuera tu hijo, ¿qué consejo le darías?

-Lerner: Esto lo hemos hablado. Tiene una salud natural y va a pasar por todas las etapas que le toque vivir. Ellos nacen con una herramienta que es global, que son las redes sociales. Nosotros no teníamos eso. Tocábamos en un bar para después pasar a tocar en algún lugar más grande con mucho esfuerzo, peleando para que te den un lugar.

Ellos son conscientes de la competencia que tienen y de que tienen que generar contenido todo el tiempo, porque también es así de hambriento su mundo. Mientras lo viva con esa naturalidad, está todo bien. Además, está rodeado de buena gente.

Antes vs. ahora, según Lerner

A Lerner no hace falta presentarlo. Además de una popular y exitosa carrera luego de pasarse del rock a la canción romántica, vivió varias veces en Estados Unidos, grabó junto a muy afamados técnicos y productores de la dimensión de Humberto Gatica (We are the World, Bad, Thriller), Alan Parsons (The Dark Side of The Moon) y Geoff Emerick (desde 1966 ingeniero de grabación de The Beatles) entre otros. Fue amigo personal del gran bolerista Armando Manzanero, grabó con Santana y hasta le compuso canciones a Luis Miguel.

-Hay una cosa como muy solidaria que se da entre los raperos y traperos, ¿también la había en tu época, Ale?

-Lerner: No, en mi generación no era así. Yo valoro la gamba que se hacen ellos. Sí había grupos de amigos, yo con Sandra, con Lito Vitale, Baglietto, pero esta cosa de celebrar el éxito del otro, de apoyarlo y de aplaudirlo es algo muy lindo que tienen estos chicos. A nosotros nos tocó ser el rock de la dictadura, había una persecución a los que teníamos el pelo largo, había miedos que tenían que ver con la averiguación de antecedentes, con los desaparecidos… Y también había prejuicios. Lo que en esa época se llamaba música progresiva y música comercial.

También tuve la oportunidad de tocar en las grandes bandas de rock. A los 16 años León Gieco me dijo: “Pibe, venía a grabar un piano”. Y toqué en dos canciones. Después me llamó Porchetto y luego Santaolalla para formar Soluna, que fueron dos años de mucha exigencia y de mucho laburo. Pero era otra cosa, había mucho prurito.

Por ejemplo, cuando yo saqué mi primer sencillo (Por un minuto de amor) me ofrecieron ponerlo en una propaganda de bocaditos de dulce de leche y dije que sí, porque mi cabeza era muy abierta. ¿Por qué no voy a aprovechar de tener una canción mía que salga por televisión? Y me pareció inteligente, ¡pero me mataron los comentarios!

Creo que hoy es todo mucho más relajado. Ellos son muy unidos, se acompañan y se celebran.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

Alejandro Lerner y Rusherking. Foto: Juano Tesone.

Dos generaciones

-Rusher, grabaste y tocaste con Lito Vitale, Iván Noble, ahora con Lerner, todos músicos de otra generación. ¿Cómo los ves a ellos?

-Rusher: Los veo como gente muy admirable. No lo conocí a Lito cuando estuve en PH y me puse a investigar un poco cuando me dijeron que iba a estar. Vi la carrera inmensa que tiene y lo grande que es. Él tocó el piano, yo metí un freestyle, tocamos una canción de Charly (Yo no quiero volverme tan loco) y fue increíble.

-¿Te gustaría componer algo con Alejandro?

-Rusher: Sí, lo hablamos. Yo tenía muchas ganas de hacer un disco de baladas, él me va a ayudar a componer.

-Vos, Ale, ¿irías al terreno de él?

-Lerner: Me encanta, porque son experiencias súper enriquecedoras. El objetivo es compartir, no es la cosa comercial. Y si esto está teniendo éxito es porque es verdad, porque nos juntamos y nos conocimos, no es que fue un encuentro diseñado. Si lo forzás no funciona. Si no me hubiera divertido con ellos grabando en una laptop, grabando con el micrófono al lado de la compu y después comiendo pizza, si no lo hubiéramos pasado bien, la gente se hubiera dado cuenta.

Y cuando yo haga el Movistar Arena el 13 de noviembre, si él puede venir, la vamos a pasar bien y la gente se va a caer de culo. Y hoy en mi vida lo que quiero es pasarla bien.

Lo nuevo de Lerner

– Venís trabajando en tu nuevo álbum, ¿cómo es y cuando va a salir?

-Lerner: La pandemia generó mucha creatividad. También un Lerner oscuro, encerrado, que le mandaba canciones a Manzanero para ver que le parecían y él a mí. Va a haber invitados en este disco. Hice una canción con Carlos Santana el año pasado, que ahora va a tener una reversión con Sofía Reyes. Hice una versión de otra canción con el dúo MYA (Máximo Espíndola y Agustín Bernasconi), y estamos preparando una versión de otro tema mío con Mau y Ricky, los hijos de Montaner. Son propuestas que van saliendo.

El disco creo que va a salir para noviembre, pero antes iré tirando canciones en las plataformas. Una muy especial, muy hermosa es A tu lado, que por eso se va a llamar así la gira mundial que voy a arrancar en de Buenos Aires: “Cuatro décadas a tu lado”.

Folklore y chacareras

-Rusher, vos sos de Santiago, de La Banda y te vimos ahí en “La Peña de Morfi” haciendo una buena chacarera.

-Rusher: Sí. Hice Eterno amor de Los Manceros Santiagueños y tuvo mucha repercusión, muy buena la verdad, a la gente le gustó mucho. Me hablaron ellos y ahora voy a tener la oportunidad de conocerlos y quiero grabar la versión esa que hice porque de verdad me gustó mucho, me llega esa canción. Quiero agregarle mis versos, mi toque urbano. Pero voy muy de a poco, tengo que curtirme más, experimentar, no quiero que el primer acercamiento sea así nomas. Me gusta hacer las cosas bien.

-Supongo que se escuchaba chacarera en tu casa.

-Rusher: Obviamente mi familia toda, sí. Se escuchaba mucho en los asados los domingos.

-¿Y le encontrás algún punto en común a la chacarera con lo que hacés?

-Rusher: Claro. El folklore tiene mucho que ver con el freestyle también, los payadores hacen esa improvisación zarpada también, el arte de improvisar.

-Y si hablamos de crossover, vos Ale sos uno de sus máximos referentes acá en el país.

-Lerner: Y, sí. Miro para atrás y el tren pasó por todos lados. Me la paso haciendo crossover, porque lo aprendí de la Negra Sosa, de Armando Manzanero. Siempre digo que los tipos más rockeros que conocí fueron Manzanero y Mercedes. Después conocí a Pappo y a un montón de rockeros. Pero los tipos que me demostraron la mayor amplitud y transgresión y apertura fueron ellos dos.

-Rusher, cuando vos empezabas tu familia no creía mucho en que pudieras lograr algo. ¿Ahora qué dicen?

-Rusher: Al principio fue muy difícil porque soy el único músico de mi familia y ellos me decían: “Vas a la plaza a encontrarte con esos que se drogan y toman cerveza”. Mi mamá y mi papá no entendían nada de lo que estaba pasando en ese momento. Hasta que empecé a ganar premios, alguna remera, algo de guita que me ganaba en las competencias. Ellos están ahora muy orgullosos de mí, pudieron venir al Luna Park -y mi mejor amigo vino también- y siguen sin poder creerlo. ¡Imaginate que me cuesta mucho creerlo a mí todavía!

-¿Y a vos, Ale, cómo te fue cuando dijiste que querías ser músico?

-Lerner: La mía era toda una familia de intelectuales y profesionales. Todos eran grandes eruditos del psicoanálisis, mi vieja la fundadora del primer gabinete psicopedagógico en el colegio Nacional Buenos Aires, mi viejo un adelantado de la hipnosis, del yoga, de toda la cosa energética. Mi hermana, los tíos, todos iban para el mismo lado. ¡Y yo era un adolescente rockero en los 70!

-Para terminar. Digan tres cosas que les dio la música.

-Lerner: Identidad, libertad y celebración.

-Rusher: Amigos, felicidad y confianza.

MFB

Don’t Trust On this News and Website Maybe it’s Fake

Reference from clarin www.clarin.com

Latest news
Related news