-2.1 C
London
Thursday, December 8, 2022

¡Exclusiva! De fiesta con Jacky Bracamontes: Agradezco a la vida, a Dios por mi familia

Desde que vive en Estados Unidos, dar gracias es algo que Jacky Bracamontes no hace solo en Thanksgiving frente al festín del pavo y rodeada de sus seres queridos cada noviembre. La actriz y presentadora mexicana cuenta sus bendiciones y agradece cada día. “Siempre he sido una persona muy agradecida y este año hay que agradecer por mucho, sobre todo por la salud de mi familia”, cuenta Bracamontes, de 42 años, quien abrió las puertas de su hogar en exclusiva a People en Español para celebrar el Día de Acción de Gracias por adelantando con su esposo y sus cinco hijas.

Con la ayuda de un equipo de expertos —de planeación de eventos, decoración del hogar y cocina— Bracamontes preparó una cena especial para sus seres queridos. “Este año vamos a estar de viaje y no voy a poder poner la mesa como quisiera, pero lo bueno es que ya lo hicimos en las fotos, entonces en casa ya celebramos formal y bonito gracias a People en Español un Thanksgiving tradicional”, dice la estrella de telenovelas como Sortilegio y Las tontas no van al cielo, que pasará este fin de año en Nueva York trabajando con Telemundo en un proyecto de conducción aún por anunciar.

Sus hijas —Jacky, de 9 años; Carolina, de 8; Renata, de 6; y las gemelas Emilia y Paula, de 3— y su esposo, el piloto de carreras Martín Fuentes, de 45 años, la acompañarán en la Gran Manzana. “Va a haber frío, ya está todo muy navideño y siento que mis hijas van a estar felices, ya tenemos entradas para shows, para las Rockettes, quieren ir a patinar en hielo. Creo que va a ser un Thanksgiving muy diferente, pero también mis hijas van a estar felices”.

Las pequeñas llenan de alegría a sus padres, quienes celebraron en octubre 11 años de matrimonio. “Agradezco a la vida, a Dios por mi familia”, dice Bracamontes. “Siempre quise ser mamá. Decía: ‘Quiero cuatro hijos’, y Dios me premió con una hija más”.

Una experiencia que marcó a la pareja fue la muerte de su primogénito Martín, el gemelo de su hija Jacky. El bebé nació muerto en marzo del 2013. “El golpe más fuerte que hemos tenido es perder a un bebé. Eso definitivamente nos unió, nos hizo una pareja mucho más unida, mucho más fuerte —de acero, yo creo— para resistir los golpes, porque después de ese cualquier cosa es como un cuento de niños”, reconoce ella.

Es una herida que no sana a pesar del paso del tiempo. “Es algo que nosotros podemos decir: ‘Ay, ya lo tengo muy trabajado, eso ya lo superé’. Pero la semana pasada que fuimos a Denver, estábamos viendo la serie de House Of Dragon, y hay una escena en el capítulo final que se ve un bebé muerto, y los dos empezamos a llorar porque aparte esa serie es muy gráfica”, confiesa Bracamontes, que viajó a Colorado a finales de octubre con Fuentes, quien se operó una rodilla tras sufrir una lesión.

“Empezamos los dos a llorar y nos abrazamos”, cuenta sobre esta escena que les trajo amargos recuerdos. “Lo superas, lo trabajas, aprendes a vivir con ese dolor, pero de repente hay cosas que te llevan a ese momento y sí fue algo muy doloroso”, reconoce sobre la muerte de su único varón. Eso sí, han sabido salir adelante como familia y atesorar cada momento juntos. “Seguimos de la mano y luchando todos los días”, concluye la actriz.

A continuación, más sobre su vida actual y sus planes para el 2023.

¿Cómo ha sido el 2022 para ti?

Siempre he sido una persona muy agradecida y este año hay que agradecer por mucho, sobre todo por la salud de mi familia, de mis hijas, de Martín, de mis papás, de mi suegra. Fue un año bueno en ese aspecto, un año de aprendizaje, de crecimiento.

¿Qué proyectos tienes para el 2023?

Voy a arrancar el año trabajando; ya Telemundo hará los anuncios oficiales de lo que voy a hacer. Es conducción, pero lo demás lo tiene que decir la empresa.

¿Cómo encuentras el balance entre ser mamá, esposa y profesional?

No es fácil ser todóloga, pero tengo la mejor maestra en casa. Mi mamá siempre se partía en mil pedazos para estar bien con todos y pensaba en todos. No se le iba una. Entonces es un gran ejemplo el que tengo en casa. Creo que para mí la clave ha sido el equilibrio, y tener bien claras mis prioridades. Mi familia es mi prioridad al cien por ciento. Obviamente amo y respeto muchísimo mi trabajo, entonces una vez que mi familia está bien, yo puedo estar tranquila, puedo estar en paz para trabajar y hacer lo que me fascina.

¿Qué aprendiste de las mujeres en tu familia sobre decorar una mesa en los días de fiesta?

Fíjate que no soy tan buena en el tema de la decoración. En el tema de poner los platos, los cubiertos, las copas cómo van, esos tips para saber bien cómo acomodar una mesa es básico como ama de casa. Para decoración casi siempre pido apoyo. En México nunca celebraba Thanksgiving, es una fecha que en México pasa como gris, y es una fecha muy hermosa porque es un día para agradecer. Desde que estamos viviendo acá [en Miami] seguimos con las tradiciones mexicanas, pero también adaptándonos y aceptando con todo el amor del mundo las tradiciones que hay en Estados Unidos. Una de ellas y mi favorita es Thanksgiving. Me encanta que la mesa esté bonita. Este año vamos a estar de viaje y no voy a poder poner la mesa como quisiera, pero lo bueno es que ya lo hicimos en las fotos, entonces en casa ya celebramos formal y bonito gracias a People en Español un Thanksgiving tradicional.

Viene también Navidad, que es un día muy familiar y me encanta pensar en el mantel, la vajilla navideña. Ya mandé a hacer la cena, aunque estoy un poco adelantada. Estoy pensando si poner flores de nochebuena en la mesa, unas velitas, poner el mood bonito para la ocasión. Tanto en Thanksgiving como en Navidad somos de pavo, somos muy tradicionales, de comer pavo, el relleno del pavo, el puré de papa, una ensalada rica —normalmente la que viene con manzanas que es un poco dulce. Si me preguntaran yo feliz comería pozole, tacos, sopes, pero Martín también es muy tradicional, entonces en Thanksgiving no falla el pavo.

Cuéntanos de este viaje que van a hacer para cerrar el año.

Tengo que ir a hacer algo a Nueva York con Telemundo, entonces coincidió. Hablé con Martín y estábamos indecisos de qué hacer para Thanksgiving y me dijo: ‘Bueno, si tú tienes que ir a Nueva York, vámonos todos a Nueva York’. Va a haber frío, ya está todo muy navideño y siento que mis hijas van a estar felices, ya tenemos entradas para shows, para las Rockettes, quieren ir a patinar en hielo. Creo que va a ser un Thanksgiving muy diferente, pero también mis hijas van a estar felices.

¿Cómo es viajar y vivir con cinco niñas? ¿Cómo es la dinámica?

Ya te imaginarás, es complicado viajar, pero primero Martín dice: ‘Travel light, travel fast [‘Viaja ligero, viaja rápido’]. Eso me limita porque yo con niñas viajo con muchas cosas, ‘Por si, por si…’, pero con Martín he aprendido a ser más práctica. Las niñas, Emilia y Paula, que eran mis bebés — tenía que viajar con carriolas, con cunas, esterilizador de biberones— ya están más grandes. Entonces eso me ha ayudado a ser más práctica. Les digo: ‘Cada quien va a tener un backpack [mochila] y va a poner sus cosas para jugar en el avión: iPad, libro para leer, sus plastilinas’. Llevo una maleta para las grandes, una maleta para las chiquitas y son niñas que no son complicadas y que se adaptan a todo fácilmente.

¿Cómo se apoyan con sus carreras y la crianza de sus hijas?

Siempre platicamos, hay que tratar de coordinar. Si él tiene viaje de carrera, me pasa su agenda. Yo cuando tengo un viaje de trabajo o de amigas, le digo. Siempre estamos hablando mucho para que coordinemos y que siempre esté uno de los dos en la casa. Si me voy con él, hablamos con mi mamá o con su mamá para que se queden en la casa con ellas.

¿Qué los mantiene enamorados? ¿Cómo mantienen esa parte de novios dentro del matrimonio?

Creo que esa parte sí es importantísima, porque como papás de cinco niñas se pierde uno en el rol de papás y ahí nos quedamos. Siempre le digo mucho a Martín que hay que darnos nuestras escapadas. Ahora que fue nuestro aniversario, cumplimos 11 años de casados y me costó un trabajo convencerlo que: ‘Vamos a pasar rico, a cenar, nos quedamos en un hotel, cenamos delicioso, dormimos rico’. Me dice: ‘No voy a dejar a mis hijas’. Y yo: ‘Estamos a media hora, cualquier cosa nos hablan y nos vamos corriendo’. Él es: ‘Soy papá primero’, pero le digo: ‘No oye, también eres esposo’. Logré convencerlo y no sabes qué bien la pasamos. Ahora que tuvo su operación de rodilla fui con él a Denver y fui su enfermera 24/7. Esos ratitos —aunque fue una cosa que no era de diversión ni de placer— nos unió mucho. Buscar momentos de ir al cine, o ir a cenar un día es lo que alimenta la relación y nos recuerda que fuimos pareja antes de ser papás. 

Han pasado en estos 11 años muchos retos, momentos difíciles como la muerte de tu bebé. ¿Han superado eso, cómo los ha fortalecido?

Creo que cualquier golpe, cualquier tropiezo te hace crecer, y o te une o te separa. En este caso a nosotros nos unió. El golpe más fuerte que hemos tenido es perder a un bebé. Eso definitivamente nos unió, nos hizo una pareja mucho más unida, mucho más fuerte —de acero, yo creo— para resistir los golpes, porque después de ese cualquier cosa es como un cuento de niños.

Pero fíjate que es algo que nosotros podemos decir: ‘Ay, ya lo tengo muy trabajado, eso ya lo superé’. Pero la semana pasada que fuimos a Denver a su operación, estábamos viendo la serie de House Of Dragon, y hay una escena en el capítulo final que se ve un bebé muerto y los dos empezamos a llorar, porque aparte esa serie es muy gráfica. Entonces empezamos los dos a llorar y nos abrazamos. Lo superas, lo trabajas, aprendes a vivir con ese dolor, pero de repente hay cosas que te llevan a ese momento y sí fue algo muy doloroso. Seguimos de la mano y luchando todos los días.

Cuéntanos de tus hijas, ¿cómo son sus personalidades?

Todas son diferentes. Jacky es la mayor, tiene 9 años. Ella siento que es la más parecida a mí. Tal vez porque es la mayor, yo fui la mayor. Es sensible, es como la mamá de sus hermanas, es muy responsable, se preocupa mucho, es muy tierna. Tiene un corazón del tamaño del mundo. Caro tiene 8 años; ella es dinamita pura. Es segura de sí misma, super inteligente, no se le atora nada.

Caro tiene el carácter más fuerte, pero es noble. Ella se enoja, cierra la puerta, hace berrinche y luego reflexiona, te abraza y te pide perdón. Renata es otra dinamita pura, tiene 6 años. Mi mamá dice que es Emilia la del carácter más fuerte —yo creo que es Renata— pero ella es toda chispa, energía, alegría; tiene una sonrisa que conquista al mundo entero.

Todas tienen su carácter Fuentes, su carácter fuerte. Emilia es muy noble, muy tranquila. Le ves la carita y dices: ‘Esta no mata ni una mosca’, pero de repente le entra lo Fuentes. Le entran esos momentos de: ‘Aquí se hace lo que yo digo’, y es como que: ‘Niña, tienes 3 años, cálmate’. Cuando está tranquila es súper dulce, es muy cariñosa, te abraza, te da besos. Al contrario de Paula, que también tiene 3 años, son las gemelitas, que ya van a cumplir 4 en diciembre.

Paula no se deja dar besos y para que te de un beso es porque quiere un dulce. Paula es otra dinamita que se une con Renata y ellas van a comerse el mundo entero juntas. Tiene otra sonrisa que contagia, es traviesa. Algo que tienen en común todas es que tienen un gran corazón, y tanto a su papá como a mí nos hacen la vida. 

¿Qué consejos tienes para mantener tu hogar en orden y armonía?

A veces fluye y a veces no hay armonía, como en todas las casas. Soy una persona tranquila, a mí no me gusta gritar; a veces se necesita. Cuando ya le has dicho a una de ellas tres veces que se bañe y no lo hace, ya tienes que decir: ‘Voy a contar hasta tres. Pero trato de siempre fluir, estar en armonía, estar tranquila, hasta que de repente se aprovechan de uno y hay que subirle el tonito para que nos obedezcan.

Tengo personas que me ayudan —y eso ayuda mucho— porque si no yo con las cinco la verdad sí sería complicado. Ayuda tener personas de toda mi confianza que me ayudan a cuidar y guiar a mis hijas. Cuando viajo sé que mis hijas van a estar bien. Me gusta hacer pactos con ellas, motivarlas con cosas para no tener que llegar a gritos y a sombrerazos. Primero hago pactos: ‘La primera que se meta a bañar le doy una sorpresa’, hacerles juegos. Me gusta mucho verlas sonreír y verlas tranquilas. Cuando se están peleando entre ellas, yo respiro profundo y trato de no meterme. Les digo: ‘Tú y ella arreglen sus problemas, porque yo no vi lo que pasó’, y no quieres ser injusta. Todo es cuestión de negociar. Hay veces que me dan ganas de meterme en el baño y ponerme un aceitito relajante y respirar. Ningún día se parece a otro.

¿Qué disfrutan juntos en los días libres? 

Tenemos un esposo y un papá muy activo que no se está en paz. En los días libres nos vamos de viaje, trae la lancha, nos vamos a esquiar. Nos lleva a comer a algún lado. Ya sé que si es fin de semana no tengo que cocinar en casa porque comemos fuera siempre. Le gusta siempre hacer planes y enseñar a sus hijas a hacer cosas divertidas. Hemos ido a hacer indoor skydiving que a las niñas les encanta. Hay lugares en Miami donde hacen mucho ejercicio, escalan, brincan, saltan, se trepan por obstáculos. El papá es super deportista y quiere inculcarle eso a sus hijas. Vamos a la playa, se van a la arena y hacen marometas, hacen gimnasia. Siempre hay un plan con papá y mamá, nunca nos quedamos tranquilos en casa. 

¿Qué es lo que más agradeces cada noche?

Agradezco a la vida, a Dios por mi familia. Siempre quise ser mamá. Decía: ‘Quiero cuatro hijos’ y Dios me premió con una hija más. Mi familia, la fortuna de ser mamá, de estar entregada a estas niñas que me regresan más de lo que yo les estoy dando. Agradecida por mis papás, por la forma en que me educaron con mucho amor, eso creo que te hace ser una persona de bien. Eso es lo que estoy tratando de hacer ahora con mis hijas. Mis padres me dieron estructura, amor. Me ayudaron a crecer con paz, sabiendo elegir el bien, el mal, saber qué hacer, qué no hacer. Estoy agradecida por mis hermanos, por la salud de mi familia. Después de la pandemia tenemos que agradecer por la salud, lo demás va y viene. Estamos luchando, enfrentando retos a diario.

Reference from peopleenespanol.com

Nicole Aniston
Nicole loves to write and works as a corporate communications expert by day. She's been working in the field for quite some time now. Her training in media studies has provided her a wide perspective from which to tackle various issues. Public relations, corporate communications, travel, entrepreneurship, insurance, and finance are just few of the many topics she's interested in covering in her work.
Latest news
Related news