8.9 C
London
Wednesday, September 28, 2022

conduce en radio y debuta como actor en teatro

Cuando recorría las discográficas para ofrecer sus canciones, Nahuel Pennisi no imaginaba que, en pocos años, se iba a convertir en un cantante exitoso y, ahora también en actor de un musical. “Yo era un chico ciego que tocaba la guitarra y me tenía que dar a conocer“, cuenta. Ese chico está a punto de debutar el jueves 8, con Regreso en Patagonia, en el Metropolitan Sura.

-Estás acostumbrado a estar en un escenario cantando, pero ahora es otra cosa, ¿cómo es la nueva experiencia?

– Si bien es algo nuevo tiene mucho que ver con lo que hacemos los artistas, en general, en esto de dar todo en el escenario, conectar con el público y la verdad es que estoy muy contento.

La única experiencia previa relacionada con la actuación que tuvo Pennisi fue hace unos ocho años, cuando fue convocado por una empresa para participar en un video. “Hacía de un personaje de la mitología griega, Orfeo. La compañía que me contrató era austríaca, pero el video se filmó en Colombia y fue increíble. Me emocionó mucho y esta nueva propuesta me vino a recordar aquello”.

Nahuel Pennisi viene de ganar un Gardel, conduce radio y debuta como actor. Foto: Constanza Niscovolos.

Nahuel Pennisi viene de ganar un Gardel, conduce radio y debuta como actor. Foto: Constanza Niscovolos.

Derribando la cuarta pared

-Pero ahora es teatro, es actuar en vivo frente al público, otra adrenalina.

-Si, esto es más arriesgado. Interpreto al amigo del protagonista que espera que llegue de un viaje y está listo para ayudarlo en su mal momento. Así que estoy ahí, con con mi gorrito de pingüino. La historia es como la continuación de El principito, un libro que todos amamos.

Regreso en Patagonia está basada en un libro de Alejandro Roemmers, y protagonizada, además de Pennisi por Fernando Dente, Franco Masini, Iñaki Aldao, Laura Esquivel, Karina Hernández, Cande Molfese y Roberto Peloni, entre otros, con música de Nazareno Andorno y dirección general de Sebastián Irigo.

-¿Cómo fue el proceso para sumarte como actor?

-Fui aprendiendo mucho de mis compañeros de elenco, de escucharlos cómo iban naturalizando la letra. Me hace acordar a cuando iba a escuela y tenía compañeritos que repetían de memoria y el profesor les decía: no sirve porque no lo están aprendiendo, lo estás repitiendo.

-¿Y acá fue así también?

-Claro, tenés que incorporarlo al texto para salga natural, lo que decís tiene que ser parte tuya. No sé si tengo una faceta actoral para dar, pero sí tengo para dar mi honestidad.

-Cuando cantás, interpretás las canciones, ¿eso te ayudó para actuar?

-Si, totalmente. Es conectar con la emocionalidad. El director me guió mucho y me decía que pensara en una canción que hable de la amistad. Y justo en mi último disco, de hace un año y medio, tengo una canción que se llama ¿Donde estás amigo? en la que alguien le canta a un amigo que hace mucho que no ve. Nunca había hecho la canción en vivo y ahora se incorpora a la obra.

-¿Casualidad? ¿Creés en la casualidades?

-Más bien creo en las causalidades. Las cosas se dan y no se dan, también, por algo. El Universo es más sabio que nosotros.Yo destaco la generosidad y el amor con el que me recibieron todos. Lo humano es lo que importa. Porque uno puede ser brillante como artista pero los vínculos son todo, es lo más importante.

Nahuel Pennisi, con un gran presente laboral y personal. Foto: Constanza Niscovolos.

Nahuel Pennisi, con un gran presente laboral y personal. Foto: Constanza Niscovolos.

Una experiencia de vida

-Más allá de lo profesional, supongo que esta es una experiencia de vida también, ¿no?

-Sé que esto me va a servir y lo voy a incorporar porque, como artista, uno se tiene que reinventar todo el tiempo. Además, el público se renueva, como dijo alguien (risas) y en este mundo loco de redes sociales donde las noticias vuelan, la gente está al tanto de todo. Y mientras más cosas uno haga, más espera de uno después, es una vorágine.

-Con esto de que el público se renueva, habrá gente que te descubrirá ahora, cuando vaya al teatro y los que te siguen, van a descubrir algo nuevo tuyo.

-Eso me divierte muchísimo. Actuar también para toda la gente que sigue a Fer y a los chicos, los fans de los musicales. A Laurita Esquivel que hace de mi esposa en la obra, siempre le digo que la seguía desde chica, desde Patito Feo. Y así con todos.

-Te habrá sorprendido que te convocaran como actor, ¿qué te atrajo de la propuesta?

– La verdad es que lo pensé mucho y me interesó tomar el riesgo, el desafío de hacer otra cosa, de empezar a aprender algo nuevo estando en un escenario, coordinar los tiempos de entradas y salidas, tener más herramientas para el futuro. Me interesaba vivirlo desde adentro. Y además, quería un trabajo fijo para establecerme en Buenos Aires, por eso la propuesta me cayó como anillo al dedo.

-Pero no esperabas que llegara por el lado del teatro.

-Nunca me lo imaginé. Pero cuando me llamaron me dio orgullo la confianza que depositaron en mí y espero estar a la altura. Es una gran responsabilidad. Yo a esta obra vine a aprender.

-Qué bueno que te hayan convocado a vos para el personaje y no a un actor para que haga de ciego. Es una idea inclusiva, y también habla bien de vos que tomes el riesgo.

-Yo le pongo mucho corazón y en cada escena intento ser el Nahuel de siempre. Si bien el personaje, Rafael, tiene mucho en común conmigo, me pidieron que sea yo mismo. Ahora el personaje y yo somos uno.

Una persona contenedora

-Tu personaje es alguien que sostiene a un amigo en un momento dificil y vos, sos una persona muy optimista y contenedora. ¿Es así? ¿Coinciden en eso?

-Soy de transmitir confianza y seguridad. Y además, en la obra se habla de que, para que algo pase hay que animarse a tomar riesgos, tirarse a la pileta. Confiar en vos y en la situación. Una vez leí algo que me encantó y decía que, cuando uno salta, es cuando la red aparece.

Franco Masini, Fer Dente y Nahuel Pennisi, en "Regreso en Patagonia", en el Metropolitan Sura.

Franco Masini, Fer Dente y Nahuel Pennisi, en “Regreso en Patagonia”, en el Metropolitan Sura.

-O sea, no esperar a que haya una red de antemano.

– Es que si te quedás esperando, tal vez no aparece nunca. Por eso, hay que creer en uno. Me gusta salir de la zona de confort, ahí donde la vida te desacomoda un poquito es donde aparecen cosas buenas.

-El arte es ideal para lanzarse sin red, ¿no?

-Si. En ese sentido, el teatro, la música, todo el arte nos sana. A quienes lo hacemos, nos permite ser la voz de muchos y en general, a todos, nos da la posibilidad de encontrar un alivio ahí, una contención.

-Es la emoción que provoca la identificación con una canción, con una obra.

-El arte te permite sacar afuera todo eso que te cuesta decir de alguna manera. Es otro lenguaje. En este proyecto, además, me gusta que seamos tantos artistas y tan distintos y cada uno tiene algo diferente para ofrecer. La obra tiene muchos matices: hay emoción y mucho humor también. ¿Cuántas veces nos sentimos perdidos y nos salvó un amigo? Hay mucho de eso en la obra.

-¿Tenés muchas expectativas con este proyecto?

-Tengo una expectativa muy alta con todo esto. Es muy lindo también lo que pasa ahora que todos podemos escuchar la obra completa, porque al principio estás pendiente de tu parte, y recién en esta instancia lo disfrutás más. La obra va adquiriendo identidad y también me gusta que sea una propuesta para todo público.

Sus otras facetas

Además del estreno teatral, Pennisi viene de ganar un premio Gardel junto al grupo cuartetero La K’nga por el tema Universo paralelo y sigue conduciendo su programa de radio Hoy Si (sábados de 9 a 11, por Vale 97.5) mientras espera el show del 17 de diciembre en el Opera.

-Estás pasando por un buen momento profesional: música, teatro, radio. ¿Es lo que querías?

– Estoy contento. Todo esto me llega en un momento en que tenía ganas de quedarme más tiempo en Buenos Aires, por cuestiones familiares, para estar más en casa, cerca de mi mujer y mis hijos. Venía haciendo shows y giras por todo el país y el hecho de poder quedarme en casa, sobre todo cuando empiecen las funciones, me ordena y me entusiasma. 

-Junto a tu pareja, Mayra Deleo, tienen a Mateo y a Alma. ¿Cómo sos como padre?

– Alma tiene seis meses y Mateo, 3 años. Los quiero disfrutar mucho, son mi motor. Despertarte con una sonrisa de ellos, es todo. Trato de dialogar mucho, sobre todo con el nene más grande, que ahora se habla todo. Y es muy perceptivo. Me contó mi mujer que cuando estaban viendo la entrega de los Gardel por la tele, cuando me escuchó cantar, se emocionó y se puso a llorar.

-¡Qué lindo!

– No sé si se va a dedicar a la música, pero el vínculo con la música está y es muy fuerte porque viene de parte mía, de su papá. Con él jugamos a cantar. En general, para advertirles de algo a los chicos, se les grita. Yo prefiero acercarme al oído y decirle: ‘tené cuidado’. Creo que es más efectivo. 

-Tus afectos, imagino, cumplen un rol muy importante en tu vida.

-Son mi sostén. Este árbol está creciendo gracias a ellos, a que tiene raíces firmes. Todo lo que hago es gracias a mi mujer que me apoya y se ocupa de los hijos, yo le debo la vida. Y mis viejos también son mi motor. Ellos son músicos, los dos, y me marcaron el camino. Crecí en ese ambiente, escuchando sus canciones, rodeado de instrumentos.

-Ya traías la música en tu ADN.

-Ni hablar, seguro que sí. Es tan importante incentivar, apoyar, intentarlo al menos. Mis viejos nunca dejaron de hacerlo, y permitieron que sus hijos sueñen. Las ilusiones son muy importantes. Soy el mayor de mis hermanos y siempre nos apoyamos todos mutuamente. En la mesa nos contábamos todo y opinábamos. Tiene mucho valor poder contar y compartir lo que uno siente con su familia.

Nahuel Pennisi frente a un nuevo desafío. "Nunca me tiro abajo", dice.. Foto; Constanza Niscovolos.

Nahuel Pennisi frente a un nuevo desafío. “Nunca me tiro abajo”, dice.. Foto; Constanza Niscovolos.

-¿Cómo es tu día a día, con tus chicos, los ensayos y a la vez seguir componiendo canciones?

-Me gusta ocuparme de todo lo que pueda en el hogar y también tener mis momentos de soledad para componer. Lo hago sobre todo de noche o de madrugada, cuando el mundo se para un rato. Bueno no se para, pero cambia el ritmo. Me gusta la energía de la noche, me inspira más, hay menos ruido. Es como si la energía se frenara un poco y te permite meterte más para adentro, pensar en otras cosas.

-Con 31 años, tenés un recorrido enorme por delante. ¿Cómo te imaginás tu carrera a futuro?

-Primero que nada, nunca dejar de disfrutar. Si me pasara eso, dejaría de cantar. Quiero dejarme llevar y sorprenderme con los desafíos que vayan apareciendo, como esto del teatro que nunca me imaginé, no cerrarme a nada. Me gustaría llegar a lugares donde habitualmente no llegan muchos artistas.

-¿Adónde, por ejemplo?

-Viajar por el mundo, no como turista sino para llevar la música y dejar algo en la gente. Un sueño que tengo es ir a Africa, un continente olvidado. Siento que ahí hay mucho por aprender. Nunca me olvido de un viaje de mochilero que hice en 2011 con un amigo, por el norte argentino, Bolivia y Perú. No estaba bien ese momento y necesitaba sentir el viento en la cara. El viaje me cambió la cabeza.

Nahuel Pennisi. "Mi familia es mi sostén, dice al músico, a punto de debutar como actor. Foto: Constanza Niscovolos.

Nahuel Pennisi. “Mi familia es mi sostén, dice al músico, a punto de debutar como actor. Foto: Constanza Niscovolos.

-¿Te sentís querido por el público?

-Sin duda. Todo esto que me está pasando se lo debo a mi familia, a la música que me permite expresarme y, por supuesto, a la gente que me demuestra mucho el cariño. Siempre me preguntó qué fue lo que pasó para recibir tantas demostraciones de cariño.

-¿Y por qué creés que sucede?

-Tal vez porque soy sencillo, auténtico, en donde sea. A mí me sostiene la gente, los que me escuchan. Nos tenemos que hacer cargo, quienes nos dedicamos a esto, que acompañamos a la gente con lo que hacemos y eso me da mucha alegría.

-Tu ambiente familiar fue muy contenedor pero ¿alguna vez sentiste discriminación fuera de tu entorno cercano?

-No, siempre fui muy seguro de mí mismo. Al principio de mi carrera me tenía que dar a conocer. Lo que se decía es que era un chico ciego que tocaba la guitarra y está bien, soy eso. Lo que pasa es que ahora hay mucho más.

-Tuviste que ganarte tu lugar.

-Me pasó de llevar mis canciones a algunas compañías y a lo mejor no era la música que estaban buscando o no les gustaba. Pero nunca me sentí discriminado. Creo que tiene que ver con las herramientas que me dio mi familia, fueron muy importantes porque hicieron que yo nunca me tire abajo.

-Qué importante es la crianza en ese sentido.

-Por supuesto, yo escuchaba a algunos padres decirles a sus hijos: “No hagas tal cosa, no vas a poder”. Y eso se siembra desde muy temprano y no está bueno. Siempre te podés quejar de algo porque la vida perfecta no existe. Si fuera así, te aburrirías y buscarías que fuera imperfecta, para aprender. 

-Hay lugar para todos, o debería haberlo, ¿no?

-Yo estoy un poco cansado de ese famoso “sí se puede“, es una frase un poco gastada. Pero creo que el mensaje podría ser, ‘dale, probá que vas a poder, no tengas miedo‘.

-Encontrarle un sentido a estar en el mundo…, bueno, nos pusimos filosóficos.

-Tal cual (risas). Pero está bueno ponerse filosóficos, porque salen cosas lindas.

WD

Don’t Trust On this News and Website Maybe it’s Fake

Reference from clarin www.clarin.com

Latest news
Related news