33 C
London
Saturday, August 13, 2022

A Cocineros argentinos le llegó la inclusión, cambia el nombre y algunos integrantes

- Advertisement -

En uno de los laberínticos estudios de Canal 7 están recreando La Última Cena, la pintura clásica de Leonardo Da Vinci, pero en versión nacional. Sobre una mesa larga hay choripanes, sánguches de carne, empanadas, tamales, cremonas, alfajores y tortas con dulce de leche. Alrededor de la mesa, vestido de gala, está el equipo completo de Cocineras y cocineros argentinos.

Se reunieron para hacer las fotos por el estreno de la decimocuarta temporada, que arranca mañana, y saldrá de lunes a viernes, de 13:30 a 16 ​(un dato interesante: toda esta primera semana estarán dándole de comer a los primeros 500 automovilistas que pasen por la puerta del canal). 

El encuentro también es motivo para darles la bienvenida a las nuevas conductoras, Narda Lepes, Ximena Sáenz (que regresa después de haber estado doce años en el programa) y Karina Gao. Con vestidos negros, encaje y tacos altos, ellas se divierten posando con empanadas, huevos, plantas de acelga y copas de vino.

De moño y traje están los conductores históricos, Juan Ferrara y Juan Braceli. La mesa la completan el pastelero Luciano García, el nutricionista Diego Sívori y la cocinera Gladys Olazar.

Karina Gao, Narda Lepes y Ximena Sáenz, nuevas y viejas caras para "Cocineros y cocineras argentinos": Foto Mario Quinteros

Karina Gao, Narda Lepes y Ximena Sáenz, nuevas y viejas caras para “Cocineros y cocineras argentinos”: Foto Mario Quinteros

Entre foto y foto, en un ambiente alegre por la inminencia del estreno, los conductores charlan con Clarín sobre la importancia de seguir revalorizando la gastronomía nacional y sobre el éxito del ciclo creado por la productora Kapow, que este año ganó su primer Martín Fierro como Mejor Programa Gastronómico.

Qué trae la nueva temporada

-¿Qué novedades habrá en este nuevo comienzo?

Juan Ferrara: Después de estos años de pandemia vamos a volver a viajar por el interior del país para mostrar la gastronomía típica de cada provincia. Juan Braceli, que antes conducía en piso, va a estar haciendo esos móviles federales. Cocineros… es un programa que siempre está renovándose para atraer al público.

-Por primera vez lo conducen tres mujeres, Narda, Ximena y Karina. Eso habla de una mayor perspectiva de género…

Ferrara: Hay más perspectiva de género y está buenísimo. Se está armando un lindo grupo. La vuelta de Ximena le da calidez humana al ciclo. Ella forma parte de los inicios. Narda, con su experiencia gastronómica, le aporta calidad, tanto a Cocineros… como a los medios públicos. Karina es fresca, alegre, con llegada a la gente, muy carismática. Y eso también es el programa.

Cocineros Argentinos, cuando ganó su primer Martín Fierro.

Cocineros Argentinos, cuando ganó su primer Martín Fierro.

Narda Lepes: Me parece que los cambios son naturales, porque la renovación es importante. Hay una cuestión cíclica.

Ximena Sáenz: Cuando comencé en Cocineros… eran muchos hombres. Me encanta ser parte de esta nueva etapa en la que somos más mujeres. Probablemente sea algo cíclico, como dice Narda. Todo se va moviendo. Estamos ante un gran desafío y al programa le va a hacer bien.

Una decisión de mujeres

-¿Se alegraron cuando se enteraron de que iban a trabajar juntas?

Lepes: ¿Vos pensás que no lo habíamos calculado? ¡Estaba todo calculado! Casi que lo decidimos nosotras.

Sáenz: A mí me habían llamado para que volviera. Narda me contó que a ella también le habían hecho la propuesta. Y nos pusimos de acuerdo en aceptar. “Si vos decís que sí, yo me sumo”, me dijo. Y luego pensamos en sumar a Kari.

Karina Gao: Yo, en realidad, no sabía nada. Después de haber estado en terapia intensiva por Covid fui a festejar mi renacimiento al restaurante de Ximena y noté que me hizo una mini entrevista laboral. Hasta que en un momento me preguntó: “¿Qué estás haciendo ahora? ¿Te gustaría ser parte del programa?”. Y yo feliz.

Me emociona que al ser inmigrante me inviten a ser parte de esta familia que destaca lo mejor de la comida argentina.

Elk equipo completo de Cocineros y cocineras argentinos, temporada 2022.

Elk equipo completo de Cocineros y cocineras argentinos, temporada 2022.

Sáenz: Las tres nos conocemos, nos queremos y nos gusta mucho lo que hace la otra. Nos entusiasma compartir esta temporada con los cocineros históricos. Es un programa que se construye colectivamente, hay muchas voces. Ahora eso crece, y crecen las ideas y las recetas. Cada uno con su estilo gastronómico diferente aporta algo nuevo.

Recetas accesibles, una clave

-¿Cuál es la clave para estar al aire desde hace 14 años?

Sáenz: Poner el acento en la comida del país con recetas accesibles que todos pueden hacer. Pero además Cocineros... tiene una magia que es difícil de explicar.

Ferrara: El programa tiene un espíritu federal, llega a cada rincón de Argentina. Y lo hace con buena onda. Eso es clave para atraer al espectador. Las recetas caseras son las protagonistas, aunque también intentamos educar sin solemnidad sobre la importancia de la economía popular y los trabajadores de la tierra.

El foco está puesto en que la gente coma cada vez mejor, que elija alimentos saludables, agroecológicos… Que haya conciencia alimenticia.

Karina Gao, Narda Lepes y Ximena Sáenz, las mujeres de Cocineros y cocineras argentinos. Foto Mario Quinteros

Karina Gao, Narda Lepes y Ximena Sáenz, las mujeres de Cocineros y cocineras argentinos. Foto Mario Quinteros

-¿Comer saludable es más caro?

Ferrara: Hoy comer es caro. Ir a comprar a la verdulería es caro. Hay alimentos a precios excesivos. No debería ser así. Algo estamos haciendo mal como país desde hace mucho tiempo. Mi lucha personal es que cada vez haya más opciones de compra, más mercados, con más visibilidad y prioridad hacia el pequeño productor.

Eso tiene que ver con una descentralización y desconcentración de los grandes grupos. El consumidor no puede caer siempre en la misma marca. Nos falta cambiar la matriz productiva.

Lepes: La descentralización es clave. Durante el aislamiento compramos un poco más descentralizado. Hubo gente que compró online, entonces quizá no buscaba el queso en el supermercado, sino que se lo encargaba a un pequeño productor. Con que pase un poco es un avance. Pero aún falta mucho.

Por otro lado, también es importante comunicar lo que se produce en nuestro país. Hace 20 años, por ejemplo, nadie hablaba del caqui o de la granada. Yo solo tengo el recuerdo de una planta de granada que había en la casa de mi abuela. Hoy, en distintos lugares del país se producen esas frutas. Si empezamos a mostrar eso y la gente lo compra, se va a producir más. Y se va a comer más estacional.

Los gustos argentinos

El equipo de "Cocineros y cocineras argentinos", que se verá desde el 1 de agosto por la TV Pública. Foto Mario Quinteros

El equipo de “Cocineros y cocineras argentinos”, que se verá desde el 1 de agosto por la TV Pública. Foto Mario Quinteros

-¿Cambiaron los gustos de los argentinos respecto a lo que comen?

Sáenz: Cambió bastante la conducta alimenticia. Y Cocineros… fue acompañando esos cambios. En el 2009 cocinábamos carne, en vivo, todos los días. Ahora, solo se cocina dos veces por semana. Hay una tendencia a comer más granos, vegetales y legumbres. Está la necesidad de que la alimentación sea variada y respetuosa con el planeta.

Lepes: Hace diez años lo que comías no era político. Hoy sí es político. La gente está más al tanto de lo que quiere consumir y de cómo se produce lo que compra. Hay un clic. ¿Por qué salió la Ley de Etiquetado Frontal? Porque a la gente le interesa. Hace 10 años no hubiese estado en agenda. No era tema, hoy sí lo es. A la gente le importa lo que come cada vez más.

-¿La pandemia potenció ese interés de las personas por la cocina?

Lepes: Sí y no. Hubo personas que cocinaron por primera vez y eso estuvo buenísimo. Muchos se animaron a hacer pan. Pero por otro lado, nunca hubo tanta demanda de delivery. Y ahora que no hay aislamiento, ves motos repartiendo empanadas por todos lados.

Los restaurantes están llenos. Cualquier lugar para comer está lleno, desde una pizzería de barrio hasta los kioscos. En todos los lugares hay gente comprando comida.

Karina Gao. Narda Lepes, Ximena Sáenz y Juan Ferrara, las caras de "Cocineros y cocineras argentinos". Foto Mario Quinteros

Karina Gao. Narda Lepes, Ximena Sáenz y Juan Ferrara, las caras de “Cocineros y cocineras argentinos”. Foto Mario Quinteros

Ferrara: Fue positivo dedicarle más tiempo a amasar y a hacer recetas elaboradas, pero creo que eso duró un tiempo. Al consumidor todavía le faltan herramientas para ir hacia una mejor alimentación. Ver dónde comprar, dónde hay mejores precios, dónde se consiguen productos agroecológicos.

-Con el nivel de inflación que hay, ¿a qué atribuyen que los restaurantes estén llenos?

Ferrara: A que la gente salió al encuentro después de estos años de aislamiento. Todavía estamos procesando lo que pasó. Lo positivo es que en el rubro gastronómico hay restaurantes que volvieron a abrir y hay más laburo después del parate del que venimos.

Gao: Con la pandemia tuvimos privada nuestra vida social. Yo creo que el que sale a comer, también sale a recuperar esa vida social que había perdido. Regresé de París hace poco y vi lo mismo que pasa acá, cualquier restaurante está lleno.

Lepes: Creo que es la primera vez que muchas cosas que suceden en nuestro país están pasando en todo el mundo. Hablo con colegas de afuera y hay poca gente para trabajar en gastronomía. En otros países también hay inflación. Y, al mismo tiempo, está todo lleno. Estamos en un momento en el que las contradicciones conviven, no sé exactamente qué va a suceder, pero esto va a generar un quiebre.

-Ximena, Narda, ustedes que tienen sus propios restaurantes, ¿es difícil emprender en gastronomía en este contexto, con una economía fluctuante?

Sáenz: Como vivimos en la Argentina no nos sorprendemos de que todos los meses aumente el precio de algo. Estamos acostumbradas a que esa sea nuestra normalidad. El negocio está planteado teniendo en cuenta esos factores.

La pandemia nos dejó muchas enseñanzas. Yo abrí mi primer restaurante este año y de antemano planifiqué que si volvía a cerrarse todo, iba a tener un servicio de delivery y de take away para hacerlo sostenible.

A la mesa. Con el nuevo equipo de "Cocineros y cocineras argentinos". Foto Mario Quinteros

A la mesa. Con el nuevo equipo de “Cocineros y cocineras argentinos”. Foto Mario Quinteros

Lepes: Lo grave en gastronomía es que no haya gente comiendo en el restaurante. Ahí ya no hay nada que hacer. Cuando tenés un costo fijo y otro variable, pero contás con un flujo de consumidores, podés ir manejando las cosas. Aprendés a ser flexible. Pero cuando no hay gente comiendo y el consumo baja, ahí tenés un problema.

-¿Cómo ven la movida gastronómica actual?

Gao: Muy interesante. En Argentina ahora hay una oferta más variada. Cuando vivía afuera y viajaba esporádicamente acá, solo comía milanesas, empanadas y asado. Ahora el espectro se amplió, los argentinos se están animando a nuevos sabores, como el picante. Se rompieron muchas barreras y el comensal busca cada vez más opciones.

Sáenz: Además hay cocineros jóvenes muy creativos, que vienen de distintos lugares, que se criaron viendo programas de cocina por Youtube y que tienen propuestas gastronómicas disruptivas. Eso hace que haya una riqueza interesante para salir a comer.

Lepes: Con tanta oferta los cocineros manejamos un chat grupal y un boca en boca clave en el que nos recomendamos qué comer en cada restaurante, cuál es pura foto y marketing, y cuál vale pena. Es fundamental ese trade de información.

-¿Y qué piensan del boom de los realities de cocina? ¿Los miran?

Ferrara: A mí me gustan. En la pandemia nos enganchamos mucho con Masterchef. A mis hijos, que no miran tele, ese programa les resultó un imán. Está bien hecho. En general me gustan todos los programas de cocina, primero porque son fuente de laburo para los colegas. Y segundo porque, cada uno con su estilo, incentivan a que se cocine casero, a que la gente se anime a hacer sus recetas.

Las recetas que salen bien y las otras…

– Hablando de recetas caseras, ¿cuál es su hit y su fracaso en la cocina? Una comida que les salga genial y otra que les resulte difícil…

Sáenz: Mi peor fracaso es que no sé hacer asado. Tengo una parrilla en casa y le tengo pánico a ese mundo. ¡Me da bronca! Confieso que mi hit es el cheescake.

Gao: Mi descubrimiento en la pandemia es que hago unas medialunas exprés que puede hacer cualquier persona. En cambio, la precisión que necesitan muchas recetas de pastelería, como los macarrones, me resulta un dolor de cabeza.

Lepes: Me pasa lo mismo que a Kari. A mí me gusta corregir recetas sobre la marcha y si para hacer un postre tengo que respetar siete pasos precisos me da fiaca. Mi superpoder es que cuando estoy en una casa ajena y me dicen que pidamos algo, abro la heladera y armo una comida con lo que hay. Disfruto ver la cara de mis amigos cuando logro preparar una cena con lo poco que tienen.

Ferrara: En general, mis pastas y pizzas son muy celebradas. Pero soy flojo en la decoración de cosas dulces, como las tortas. Confieso que la pastelería también es mi punto débil.

WD

Don’t Trust On this News and Website Maybe it’s Fake

Reference from clarin www.clarin.com

- Advertisement -
Latest news
- Advertisement -
Related news